UNA DECORACIÓN ATEMPORAL EN NAVIDAD

Para los que amamos la decoración y disfrutamos con ella, otoño-invierno supone una oportunidad única de vestir nuestra casa para dar paso al frío y a la época navideña, que en muchas ocasiones peca de excesos. 2020 lo dejó claro: rodearnos de ambientes calmados, acogedores y atemporales es lo mejor para disfrutar por un largo tiempo. Toma nota, porque hoy te traigo las claves para lograr una decoración atemporal en navidad de manera sencilla y efectiva.

  • Una base neutra. Tonos arena, crema, grises claros junto al blanco son siempre una apuesta segura que con pocos accesorios puede hacerse más veraniega u otoñal, más femenina o más masculina, pero siempre cálida.
  • Muebles básicos. Optar por líneas sencillas, sin formas rebuscadas o labradas, para ganar vista con los objetos decorativos con los que se complementan.
  • Una pieza de diseño. Su poder de atracción es tal, que son capaces de crear atmosferas exclusivas en lugares que parecían condenados al olvido. La clave para que brillen con luz propia es dejándoles libres y no rodearlos de miles de accesorios. Los protagonistas son ellos, el resto de la decoración debe acompañarlos.
  • Tapicería lisa. Evita los estampados. Los tejidos lisos son un acierto. Lo mejor es mezclar telas que aporten carácter o que estén decoradas con motivos en relieve o tejidos, pero en el mismo color, con un efecto de unidad.

A medio camino entre la decoración otoñal y la navideña más pura, algunos detalles pueden sacar tu casa de la rutina. En cualquier estancia, en cualquier rincón, aportarán sin duda un soplo de entusiasmo rumbo al fin de año y una magia entrañable. Yo le llamo la antesala perfecta de la Navidad.

  • Corona de eucalipto. Huele riquísimo y además se ve hermoso. Basta salir a caminar al campo para encontrarlo y con él hacer una hermosa corona de otoño.
  • Florero con piñas. Las piñas son uno de los elementos que puedes incluir en tu decoración con un toque navideño. Colócalas en un frutero y añade unas velas.
  • Guirnaldas. Las guirnaldas de luces, tan características de Navidad, pueden empezar a aparecer para dar calidez a los espacios.
  • Centro de mesa con ramas. Los centros de mesa compuestos por jarrones de cerámica o cristal y ramas son nuestros favoritos para incluir la Navidad en pequeñas pinceladas.
  • Árbol en la pared. Para los que viven en espacios pequeños, esta es una gran idea. Que el espacio no sea un problema para vivir el espíritu navideño. Más adelante te servirá como lienzo para otras decoraciones.

Cada vez mi decoración navideña es más simple. Doy paso a lo natural. No hay más que aprovechar lo que podemos encontrar en la tierra: piñas, hojas o alguna que otra rama seca. Además, es low cost y divertido. A lo que me refiero, es sutileza en los detalles que decoran el alma sin “gritar” ¡merry christmas! Apuesta por una decoración atemporal en navidad que bien se podría quedar el resto del año principalmente por su discreción.

El rojo, el verde y algún tono metalizado es lo más básico y evidente en lo que a decoración en esta época se refiere. Nadie dijo que esto tuviera que ser así y la Navidad puede convertirse en lo que nosotros queramos. Si nos apetecen otras tonalidades o quedan mejor en nuestra casa, no veo motivo para renunciar a ellas. Yo opté por una base gris y un contraste el color mostaza, ¡me encantó!

Considero que una celebración como esta debe estar en nuestros hogares, pero cada vez más personal, más sencilla, mas hecho por nosotros mismos, por nosotras mismas. Dejemos a un lado las decoraciones recargadas y vayamos a lo esencial, que no tiene por qué estar exento de sofisticación.

Y tú, ¿cómo decoraste para la Navidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.