UNA MESA NÓRDICA PARA NAVIDAD

Navidad está a la vuelta de la esquina y la decoración de la mesa forma parte de la magia de las fiestas decembrinas. Me encanta sorprender a mis invitados, decorándola, pensando en cada uno de ellos y hacerles sentir que el Octavo es su casa, propiciando larga sobremesa. Tan importante es esmerarnos en el menú que vamos a ofrecer como en la puesta en escena. Así que hoy te quiero enseñar a montar una mesa nórdica para Navidad, con básicos que se tienen en casa, sin complicaciones ni grandes gastos.

Ten en cuenta que el acto de vestir la mesa, incluso cuando los comensales son tus amigos o familiares, requiere de ciertas normas protocolarias que te explicaré de forma muy sencilla. ¿Estás lista? Toma nota:

  • Mantel. Si quieres proteger tu mesa de golpes o daños en la superficie, un mantel es tu mejor opción, obviamente limpio y bien planchado. Te recomiendo el clásico blanco o color liso crudo con el fin de realzar el resto de las piezas o la vajilla. ¿Mantel o individuales? Si es una cena o comida formal, un mantel y camino de mesa será la mejor alternativa pero si la ocasión es más informal, podemos optar por individuales.
  • Camino y centro de mesa. Son el atractivo principal de una mesa, aunque como todos sabemos, una vez comenzada la comida o la cena, el centro acaba en la mesa auxiliar que tenemos cerca. Opta por una línea delgada de velas, hojas verdes y algún atrezo navideño que atraviese justo en medio del camino de mesa para que pueda seguir luciendo durante la cena y que no lo puedan mover. Cuida que no interfiera con el “tránsito” de la mesa o con la visión de los comensales, que permita que los invitados se miren a los ojos.
  • Servilletas. Si quieres preparar una mesa elegante, las servilletas deben ser de tela y, si es posible, a juego con el mantel o camino de mesa. Si no lo es, con servilletas jumbo de papel estará perfecto. Puedes presentarlas encima del plato o al lado derecho, dobladas de forma sencilla con algún tipo de adorno navideño o portaservilleta que le dará un toque más especial.
  • Marcadores de sitios y tarjeta con el menú (opcional). Estos son pequeños detalles que les pueden encantar a tus invitados. Soy enemiga de marcar los sitios en la mesa, me agrada invitar a que tomen el asiento dónde mejor se sientan a gusto y para eso tengo en mi comedor sillas de diferentes estilos y formas. Cada persona es diferente y nunca una igual a la otra. La carta de menú debe contener exactamente los platillos que se servirán y alguna frase de bienvenida. Su diseño acorde con la decoración de la mesa, pero también se vale que tú misma menciones el menú y por qué no hablarles un poquito de las mezclas de sabores que elegiste para ellos.
  • Vajilla. No hay por qué rentar vajilla cuando tus invitados son más de las piezas completas que tienes (6 personas regularmente) o tienes varias desparejadas. Soy partidaria de mezclar, además es tendencia. Combina platos de diferentes vajillas y así obtendrás un servicio de mesa de lo más original.
  • Cubertería y cristalería. Coloca sólo los cubiertos y la cristalería que se vayan a utilizar, nunca de más. Piensa, sobre todo, en montar una mesa nórdica para Navidad práctica y funcional. Con respecto a los cubiertos, el cuchillo y la cuchara a la derecha, y el tenedor, a la izquierda. No olvides una regla fundamental, los cubiertos se colocan en el orden inverso al uso. Es decir, los primeros que se vayan a utilizar en la parte exterior y el resto por orden a utilizar. La cuchara de postre en la parte superior del plato principal. En la parte posterior derecha del plato principal copa de agua (si no lo hay, cambia por vaso de cristal) y copa para vino serán suficientes.
  • Velas. Si quieres agregar velas, asegúrate de lograr un ambiente con la luz justa. No muy oscuro, pero tampoco tan iluminado.

Una cena, una reunión entre amigos, la simplicidad de una mesa decorada y ambientada con un gusto exquisito, plantas aromáticas que despiertan el olfato y el resultado una estupenda velada donde divertirse y pasarla realmente bien. Estos serían los elementos justos y necesarios, sin grandes estridencias ni mil adornos, que lo único que hacen es molestar y no dejar espacio para disfrutar, a título personal, una cena perfecta. ¡Sé la mejor anfitriona y anímate a organizar una en petit comité con tus más allegados! Los dejarás boquiabiertos montando una mesa nórdica para Navidad. ¡Estoy segura!

2 comentarios de “UNA MESA NÓRDICA PARA NAVIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *