UN DOMINGO DE OCIO

El séptimo día de la semana es mi fecha señalada para descansar, olvidarme del despertador y pasar muchas horas pegada a la almohada. Confieso que quitarme el pijama es todo un reto. Un domingo de ocio empieza por tardar mucho en salir de la cama. Y, si al fin lo consigo, es para mudarme al sofá.

Hoy quiero compartir unos cuantos consejitos para que disfrutes un merecido descanso entre almohadones. Y lo mejor, sin ningún remordimiento:

  • Estírate: Alarga el cuerpo. Además de sentirte como nueva, recuperarás el tono muscular perdido por la noche, ayudarás a la circulación sanguínea y liberarás tensión acumulada en los músculos por malas posturas durante la noche.
  • Hidrátate: Tomar agua es esencial para sentirnos bien (recuerda que nuestro cuerpo está compuesto en un 80% de este líquido vital). Nada como una infusión calientita o un jugo natural para disfrutar a cada sorbo.
  • Desayuna como reina: El domingo es el día para comer sin prisas. Dedica tiempo para preparar un desayuno rico, saludable y, por qué no, diferente al resto de la semana. Y si es un poco tarde, puedes aprovechar para juntarlo con una comida adelantada y hacer un brunch completito.
  • Lee y ponte al día: Aprovecha que estás relajada y no tienes prisa para retomar el libro que te tiene enganchada. Hojear esa pila de revistas de moda y decoración.  O tal vez leer las nuevas publicaciones de tu blog favorito (por cierto, no te olvides de este).
  • Ve de compras: Y sin moverte de la cama porque internet lo hace más fácil. Dedica unos minutos a navegar por tus tiendas preferidas, descubrir las últimas novedades y comprar las cosas que necesitas.
  • Socializa: Pero nada de mandar mensajes o chatear. Toma el teléfono y llama a ese amigo o familiar con el que llevas tiempo sin hablar. Si vives acompañada, es momento de soltar los aparatos electrónicos y conectar, pero de manera personal.
  • Escucha tu música preferida: ¡Baila y canta como si no hubiera mañana! Y cuanto más ochenteras sean las canciones, mejor.
  • Haz una sesión de belleza: Dedica una parte del día a cuidarte y ponerte guapa. Aplica una mascarilla facial, exfolia la piel y date un masaje con crema hidratante. Tu piel lo agradecerá y el lunes estarás radiante en la oficina.
  • Maratón de series + palomitas: ¿Te suena esta frase? “Un capítulo más y ya”. Hay series que enganchan. A los “seriéfilos” nos cuesta ver solamente un episodio y no pasa nada, ¡el domingo es para eso!

El objetivo de un día como hoy es disfrutar tranquilamente en casa, ya que tenemos la libertad de “no hacer nada”, sino de ser y estar. Así que… un domingo de ocio no me busquen. ¡Yo soy dominguera de corazón! ¿Y tú?

4 comentarios de “UN DOMINGO DE OCIO

  1. Pingback: JULIE & JULIA Y SU TRENZA DE ATE | Sayuri Gómez

  2. Pingback: UN DESAYUNO EN LA CAMA | Sayuri Gómez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *